Preparando la vendimia de un año difícil

Buenas tardes queridos lectores.

Se acerca la vendimia, el momento tan esperado, el de la recolección de los frutos del esfuerzo, y quería ponerlos un poquito al día con los acontecimientos.

El año que pasó fue difícil para todo el mundo por varios motivos, pero para no entrar en detalles ajenos a nuestra actividad, me quiero referir aquí solamente al aspecto climático. En diciembre tuvimos tormentas de granizo. Parte de nuestra viña resultó afectada y algunos racimos resultaron dañados. Tuvimos mucha suerte. Amigos nuestros, en el vecino distrito de La Llave, perdieron todo, incluso sus cepas, lo cual les va a llevar años reponer.

Enero fue de gran sequía y calores extremos, y febrero vino con mucha lluvia y menos sol del esperado. Nuevamente fuimos muy afortunados, ya que nuestra viña no fue afectada por Peronóspora (Mildiú). Eso nos ha permitido mantenernos sin necesidad de aplicar tratamiento alguno, que es uno de nuestros objetivos. En cambio, otros productores locales que se habían salvado en diciembre del granizo gracias a la protección con malla antigranizo sufrieron una mayor pérdida por podredumbre de los racimos, ya que la misma impide la libre circulación de aire entre las hojas.

En lo personal, hemos tenido que afrontar varios problemas familiares que si bien fueron felizmente solucionados, nos quitaron mucho tiempo de trabajo y tranquilidad en la época del desbrote de la viña. Además, nuestro viejo Fiat 400 necesitó una reparación importante que lo dejó fuera de servicio justo en el momento en que más lo necesitábamos. Ley de Murphy, nunca falla.

Tanques de fermentación de vino caseroComo aspecto positivo, en Noviembre comenzamos la construcción del galpón que dedicaremos a la elaboración de nuestros vinos. La parte más importante de la obra está ya concluída, quedando por finalizar solamente algunos detalles de terminación, de los que nos vamos a encargar personalmente.

En este momento, Robin está soldando los soportes para los tanques de fermentación y guarda recién adquiridos en una pequeña empresa local y, mientras esperamos que las uvas lleguen al grado ideal, estamos tratando de conseguir los insumos y maquinaria enológica básica para hacer menos pesado nuestro trabajo.

Estamos en estos días previos a la vendimia, donde se percibe una sutil excitación en la apasible tranquilidad de la zona. Algún desconocido se acerca, se presenta y nos pregunta si compramos uva o si nos queda algo de vino del año pasado para vender. Entre vecinos comparamos la concentración de azúcar de nuestras respectivas uvas y tratamos de estimar el momento de la cosecha. O, al entrar a Internet para ver las noticias, nos encontramos con que un vino malbec de San Rafael, nuestra región, ha ganado la distinción más importante a nivel mundial…. Y entonces, a pesar de todas las dificultades pasadas, miramos hacia la viña y nos ilusionamos.

 

2 pensamientos en “Preparando la vendimia de un año difícil

    • Hola victoria ayala, gracias por tomarte el tiempo en comentar. No importa si pertenece (a tu criterio) a una huerta orgánica o no. Petenece a nuestro proyecto orgánico que integra una viña, bodega y producción de vinos, granja de huevos, miel, frutales, huerta y aromáticas. Y como este sitio lo pago de mi bolsillo, el artículo se queda donde está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *