A guardar semillas!

¿Por qué guardar semillas?

Guardar semillas constituye un ritual tan antiguo como la civilización, y quizás, responsable de la misma civilización.

Hay varias razones de peso por las cuales es importante guardar semillas.

Guardar Semillas - Semillas de ZanahoriaLa producción de semillas a gran escala (comercial o industrial) se realiza a partir de muy pocas líneas seleccionadas por su gran productividad o características especiales de resistencia y performance. Esto es en principio muy bueno, pero trae el inconveniente de que tarde o temprano desplaza al resto de las líneas, achicando el pool genético de forma dramática, lo cual es muy malo. Sin considerar, además, que algunos grandes productores intervienen modificando genéticamente sus variedades – lo cual tampoco es técnicamente tan malo en sí mismo, sino por las consecuencias comerciales que implica: unas pocas compañías de agronegocios tienen la patente y por lo tanto el control sobre la mayoría de los alimentos de la humanidad y éticamente esto es gravísimo.

El solo hecho de guardar semillas de nuestra huerta de un año para otro hace que, con el correr del tiempo y gracias a la presión de selección que ejercemos al elegir las plantas que mejor se desempeñan, vayamos obteniendo líneas mejor adaptadas a nuestra región y a nuestro modo de cultivo.

Si cada uno de nosotros obtiene sus propias líneas estaremos incrementando (o, mejor dicho, ayudando a conservar) la variabilidad genética que se ve seriamente amenazada en estos días por los grandes productores de semillas.

Además, el guardar nuestras semillas nos permite ahorrar dinero, ya que cada día las semillas están más caras. También es posible realizar intercambio de semillas con otros productores y huerteros.

Y, no menos importante, podemos realizar nuestra propia selección en base a los atributos que más nos gusten. Mientras que las grandes compañías buscan uniformidad, resistencia a enfermedades y duración post-cosecha (para que soporten el largo transporte hasta el supermercado) nosotros podemos elegir  qué características nos gustan más: tomates más rojos, pimientos más picantes o más dulces, zapallos más grandes… ¿Qué es preferible, frutas y hortalizas parejitas e insípidas del supermercado o el sabor inigualable de lo producido a partir de tus propias semillas?

6 Consejos para los que quieran guardar semillas

  • Elegir siempre las mejores plantas madre de polinización abierta, sanas, sin deformaciones ni enfermedades. En esto se basa la selección.
  • Permitir que las semillas maduren en la planta.
  • Antes de guardar, las semillas se deben secar sobre un papel absorbente (papel de diario está bien) en un lugar fresco y seco. Según la humedad ambiente de su zona, puede tardar desde un par de días a una semana.
  • Almacenar en lugar fresco y seco. Esto es muy importante para alargar la viabilidad de las semillas. A mayor temperatura, menos tiempo dura su poder de germinación.
  • Las semillas de mayor poder germinativo y vigor son generalmente las de mayor tamaño porque han acumulado mayor cantidad de reservas para la nueva plántula.
  • Ocasionalmente, en algunas especies se produce una pérdida de vigor por sembrar continuamente semillas provenientes de una misma planta (pérdida de vigor por endogamia, o “inbreeding-depression” en inglés). Para evitarlo, es conveniente tomar semillas de varias plantas madre y no de una sola. O, intercambiar nuestras semillas con las de los vecinos, para brindar “vigor híbrido” a nuestra producción.

Si tienes el hábito de guardar semillas, te invitamos a que compartas tu experiencia. Nosotros guardamos semillas de: zanahoria, melón, perejil, acelga, rabanitos, pimientos, y ajíes, espárragos, tomate platense, lino, girasol, caléndulas, etc., etc., etc.

Recomiendo la cartilla “Cómo acondicionar, almacenar y conservar semillas” para los que deseen inicarse en esta práctica que da tantas satisfacciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *