El Almácigo

¿Qué es un almácigo?

Un almácigo, almáciga o semillero es el lugar donde sembramos las semillas para hacerlas germinar, y luego proteger las plántulas hasta el momento de su trasplante. Su función es hacerlas germinar de forma uniforme, brindándoles un medio favorable para su primer desarrollo.

Las hortalizas que tienen semillas pequeñas o que necesitan mayores cuidados son las que se germinan en almácigos. Las otras, más grandes, fuertes o resistentes como el maíz, zapallo, melón, etc., se siembran directamente en la tierra en su lugar definitivo.

Llegada la temporada primaveral, se puede comprar un almácigo para hacer directamente el trasplante y ganar tiempo. Es muy común en nuestra zona ver avisos que ofrecen almácigos de tomates, cebollas, lechuga, acelga, berenjena, pimientos, etc. Pero es más gratificante obtener nuestras propias semillas de nuestras propias hortalizas. De esa manera podemos decir que realmente sabemos de dónde provienen y que son semillas sanas y orgánicas.

¿Dónde preparar el almácigo?

Se puede preparar en cualquier lado, usando Sigue leyendo

Agricultura orgánica y cambio climático

Ya que la subida global de las temperaturas y las configuraciones del tiempo se vuelven más variables, la interrelación entre el cambio climático y la agricultura resulta fundamental para entender el papel que la agricultura juega en la contribución y mitigación del calentamiento del planeta. La retención del carbono, la disminución del insumo de los recursos que dependen del combustible fósil, y el uso de las energías renovables son todas las oportunidades actuales para que la agricultura orgánica tome el camino para reducir el consumo de energía y mitigar los efectos negativos de las emisiones de la energía. La agricultura orgánica proporciona prácticas de gestión que pueden ayudar a que los granjeros se adapten al cambio climático con el refuerzo de los agroecosistemas, la diversificación de la cosecha y la producción del desarrollo ganadero, y la creación de bases de conocimiento de agricuñtores para prevenir y enfrentarse mejor a los cambios del clima.

La FAO promueve la agricultura orgánica como enfoque alternativo que aumenta el funcionamiento de recursos renovables y mejora los flujos de nutrientes y alimentos en los agroecosistemas. Las valoraciones del ciclo de la vida muestran que las emisiones en los sistemas convencionales de producción son cada vez más altas que las de los sistemas orgánicos, que se basan en área de la producción. Las prácticas de gestión orgánica pueden evitar las emisiones de óxidos nitrosos y del metano del suelo por su uso como cultivo o como pasto de las tierras secas de turba. Muchas pruebas de campo por todo el mundo muestran que la fertilización orgánica comparada con la fertilización mineral está aumentando el carbono orgánico del suelo y, así, retiene gran cantidad de CO2 de la atmósfera al suelo. Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero para la producción de cultivos y aumentar la retención del carbono, junto con las ventajas adicionales de la biodiversidad y de otros servicios medioambientales, hacen de la agricultura orgánica un método de cultivo con muchas ventajas y con un potencial considerable para mitigar y adoptar al cambio climático.

Fuente: FAO